ActualidadSALUD

El tiempo mínimo para invertir en nuestra Salud

Hoy en día, teniendo al COVID-19, como mayor responsable de las alteraciones de nuestros quehaceres cotidianos, tenemos que tener presente que para poder conservar una vida activa y saludable, se hace imprescindible el tratar de movernos y estar más activos en nuestros hogares, pero sabemos realmente cuanto tiempo invertir para conservar nuestros niveles saludables, sin tener que excedernos o bien no abusar del mínimo tiempo que requerimos para poder estar en forma.

Actualmente, se ha llegado a un censo, el cual nos sugiere cuanto es el tiempo mínimo de actividad física en el ámbito de la salud, teniendo consigo 3 grupos etarios, pues cada grupo de edad requiere diferentes requerimientos y necesidades1.

La organización mundial de la salud (OMS) desde el año 2010 y en diferentes publicaciones científicas, han señalado los diferentes beneficios de la actividad y ejercicios físicos, por ello, los diferentes tramos de edades a considerar, están divididos entre, los 5 a 17 años para los niños, de 18 a 64 años para los adultos y de los 65 años y más para los adultos mayores1,2.

Si bien para los niños es importante contar con el apoyo de su núcleo familiar y teniendo presente que hoy por hoy se está con ellos prácticamente las 24 hrs. del día, una buena manera de realizar un pasa tiempos junto con ellos, es la realización de actividad y ejercicio físico. El tiempo mínimo recomendado para los niños, es de 30 minutos diarios de una intensidad moderada a vigorosa, teniendo beneficios tales como: el desarrollo del aparato locomotor, desarrollo del sistema cardiovascular, aprender a controlar el sistema neuromuscular (coordinación y control de los movimientos), entre otros beneficios más1,2,3.

Para los adultos, el tiempo mínimo es de 150 minutos semanales, a una intensidad moderada o bien 75 minutos semanales, a una intensidad vigorosa, con ello obtienen un mejor funcionamiento del sistema cardiorrespiratorio y muscular, pudiendo así mantener de mejor manera su composición  corporal y a su vez, pueden reducir varias patologías asociadas como: presentar menores tasas de mortalidad por causa de cardiopatía coronaria, hipertensión, accidentes cerebrovasculares, diabetes tipo 2, síndrome metabólicos, depresión, cáncer de colon y de mama1,4.

Para la población de adultos mayores de 65 años y más, se recomienda un mínimo 150 minutos semanales, de una intensidad moderada o bien 75 minutos semanales de una intensidad vigorosa, teniendo beneficios tales como: menores tasas de mortalidad al igual que el grupo anterior, además tienen un perfil de biomarcadores  más favorables para la prevención de las enfermedades cardiovasculares, menores probabilidades de padecer diabetes tipo 2, mejora de la salud ósea, presentando de igual modo una mayor salud funcional, teniendo un menor riesgo de caída y obteniendo funciones cognitivas mejor conservadas1,4.

Para las realizaciones de estas actividades, cualquiera sea el motivo, en la cual una persona no pudiera llevar a cabo una sesión completa sin interrupciones de al menos 20 a 30 minutos, es importante mencionar que estas pueden distribuirse durante el transcurso del día en tramos de 10 minutos, pudiendo así facilitar la ejecución de estas, obteniendo los mismos resultados y beneficios4.

Lo realmente relevante de estas actividades, es q sean del agrado de quienes las ejecuten, para que así dicha actividad perdure en el tiempo y no decaiga de forma abrupta, ya sea por la monotonía o falta de entusiasmo y para las personas que tienen alguna patología y/o enfermedades no transmisibles (ENT), es importante que tomen sus correspondientes precauciones y consulten a su médico antes de intentar alcanzar los niveles mínimos recomendados.

 

Bibliografía:

  1. World Health Organization. «Recomendaciones mundiales sobre actividad física para la salud.» (2010)   [Internet]. [citado  2020  Jul  08]. Disponible en: https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/44441/97892?sequence=1&TS
  2. Escalante Yolanda. Actividad física, ejercicio físico y condición física en el ámbito de la salud pública. Rev. Esp. Salud Publica  [Internet]. 2011  Ago [citado  2020  Jul  08] ;  85( 4 ): 325-328. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1135-57272011000400001&lng=es
  3. Prieto-Benavides Daniel Humberto, Correa-Bautista Jorge Enrique, Ramírez-Vélez Robinson. Niveles de actividad física, condición física y tiempo en pantallas en escolares de Bogotá, Colombia: estudio FUPRECOL. Nutr. Hosp.  [Internet]. 2015  Nov [citado  2020  Jul  08] ;  32( 5 ): 2184-2192. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0212-16112015001100038&lng=es.  http://dx.doi.org/10.3305/nh.2015.32.5.9576
  4. Crespo-Salgado, J. J., Delgado-Martín, J. L., Blanco-Iglesias, O., & Aldecoa-Landesa, S.. Guía básica de detección del sedentarismo y recomendaciones de actividad física en atención primaria [Basic guidelines for detecting sedentarism and recommendations for physical activity in primary care]. [Internet]. 2015 Mar [citado 2020 Jul 08]; 47(3):175-83. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6985624/

 

Suscríbete a nuestros canales de YouTubeTelegram, también síguenos en nuestras redes sociales FacebookInstagram y Twitter, para obtener información actualizada.

Comment here